EL ESTANCAMIENTO

A todas nos ha pasado que llevando un tiempo con una rutina sentimos que ya no estamos mejorando tanto y tenemos la sensación de estancamiento. Sobre todo cuando lo que queremos es perder peso y grasa.

Al principio vemos un gran avance porque cogemos la rutina con mucho ímpetu y el cuerpo tiene bastantes líquidos que perder y eso hace que veamos grandes resultados.

Pasado un tiempo, al tener menos % de grasa mas bajo, el cuerpo entra en un estado de alerta y empieza a luchar para que la grasa que nos queda no se vaya, por una simple cuestión de supervivencia. El organismo sabe que la grasa nos protege del clima, y le gusta tener suficientes reservas por si acaso no le damos una alimentación correcta.
Así que nuestro cuerpo siempre va a luchar para quedarse con esa grasa mas vieja, entonces, ¿qué podemos hacer llegadas a este punto para evitar el estancamiento?
Lo primero de todo, analiza tu rutina y cerciórate de que este estancamiento no viene provocado porque te hayas relajado y no estés teniendo tanta disciplina como al principio. Cuando llevamos tiempo suele pasar que nos confiamos y empezamos con la típica frase de “por un poquito no pasa nada”. Sé objetiva y analiza tu día a día. No tiene sentido que pienses que estás estancada si no estás haciendo las cosas del todo bien.
Comprueba que no estés comiendo demasiados alimentos altos en sodio. El sodio potencia la retención de líquidos y grasa. Cada gramo de sodio retiene 5 gramos de agua. Los alimentos contienen sodio de por si; no hace falta que añadamos sal extra a nuestras comidas. En su lugar utiliza especias.


Analiza lo que comes, porque si llevas mucho tiempo con una dieta baja en calorías e hidratos es posible que tu metabolismo se haya vuelto mas lento y haya dejado de quemar tantas calorías estando en reposo. En este caso procura hacer algún día a la semana mas alto en hidratos para así volver a poner el organismo en alerta.
Asegúrate de que en tu dieta incluyes grasas saludables como aguacate, aceite de oliva, pescado azul, frutos secos… etc puesto que para quemar grasa vieja necesitas ingerir grasa nueva y saludable para que el organismo vea que no lo estás privando de este macronutriente y luche a toda costa por retener la grasa. Si él ve que le damos la cantidad adecuada dejará ir la grasa vieja sin poner tanta resistencia.
¡Haz cambios en el entrenamiento! Si no puedes reducir más calorías en la dieta aumenta el numero de series en el entreno, sube el peso, disminuye el tiempo de descanso entre series.. etc
Combina diferentes maneras de hacer el cardiovascular. Incluye tanto el cardio moderado como el HIIT en tu rutina con tal de sorprender al organismo. Más info aquí http://www.ely-fitness.com/cardio-moderado-vs-hiit/.
¿Has perdido esas ganas locas por ir a entrenar? Cómprate algo de ropa nueva! Eso siempre ayuda a que esa motivación regrese

¡Y por último! Tener paciencia y confiar en el proceso. No por cambiar más a menudo de dieta o de rutina de entrenamiento vamos a progresar antes, simplemente hay que ir haciendo los ajustes necesarios a cada una para ir viendo buenos resultados y evitar el estancamiento del que hemos hablado 😉
 

Descuento 20% y registro THE PROTEINWORKS con código ELYFIT aquí 👉 http://goo.gl/o4MnxJ

 

TPW ES blanco 728x90

Compartir